Cerca de Berlín encontramos la ciudad de Potsdam, declarados sus Jardines y Palacios  Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y que fue lugar de retiro de la corte prusiana. Si te sobra una jornada en Berlín, escaparte hasta Potsdam es una gran idea.

IMG_5374

Primero de todo, aclarar que mi visita a Potsdam no fue una visita normal. Me explico: aquí somos dos los que viajamos normalmente, rara vez aparece alguien más en nuestras aventuras – unos amigos, tal vez hermanos… -, y es que como reza nuestra descripción “Somos dos y solemos viajar solos”. Pues el de este post no es el caso.

IMG_5333
Potsdam, un gran lugar para el postureo.

Ni éramos dos, ni viajábamos solos. De hecho, solo hubo una parte del equipo LPTV que viajó a Potsdam, y esa parte fue…¡Marina! ¿Y por qué Marina se fue a Potsdam sin JJ? 

Primero, debo decir que Potsdam no era el destino, sino Berlín. Quienes nos leen desde el principio sabrán que estuvimos en Berlín en 2016 para celebrar los 30 años de Marina (podéis leer sobre Berlín 🌐 haciendo click aquí). Aquella vez mis expectativas de viajar a Berlín no eran muy grandes, la verdad. De hecho cuando JJ me desveló el destino me quede un poco como ¿Berlín? Pues vale…  La capital alemana nunca había entrado en mi lista de destinos soñados, pero un par de horas allí fueron suficientes para que cayese rendida a los pies de los encantos de esta increíble ciudad. En ese momento supe que tenía que regresar a Berlín en un futuro, y ese futuro se hizo presente un par de años después.

IMG_5364

¿Por qué regresé a Berlín?

Así, muy resumida la historia, ésta quedaría del siguiente modo. Unos chavales que cursaban 2º de Bachillerato habían escogido Berlín como ciudad de viaje de fin de curso. Yo les dije ¡Buah! Berlín… cómo mola. Y añadí, de un modo jocoso: ¿Puedo ir? Uno me contesto Si pagas tantos euros, sí. Otra me dijo Pues no encontramos profesor que nos acompañe. Y yo, que más que de La Jana, parece que sea de Bilbao, añadí Pues ya os acompaño yo. Si me pagáis el viaje… Y así fue como, medio año después, Marina volaba a Berlín con 8 chavales, a la mitad de los cuales ni conocía.

IMG_5373
El TeamBerlín, agotado, caminando hacia uno de los palacios de Potsdam

Cuándo visitar Potsdam

En ese primer viaje a Berlín, el que hice para celebrar mi 30 cumpleaños, no visité Potsdam. Dos fueron las razones para ello: la falta de tiempo, y que estábamos en pleno invierno. Potsdam es un destino de verano, sus jardines y fuentes no son lo mismo en la época fría alemana, así que ese fue uno de los grandes motivos por los que no decidimos visitarlo ese enero de 2016 y es que, contrariamente a lo que habíamos pensado en un principio, 6 días se nos quedaron cortos para visitar Berlín.

En el transcurso del segundo viaje, el que hice con el TeamBerlín, sí tuve la oportunidad de visitar esta localidad al sur de Berlín. Cuando las chicas y chicos dejaron en mis manos el itinerario de visitas, les comenté que existía la posibilidad de desplazarnos medio día hasta Potsdam para ver la localidad que forma partedel Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Añadí que yo no había estado en mi anterior viaje por falta de tiempo y por sobra de frío, pero el mes de junio – que fue cuando viajamos esta vez – parecía un buen momento para hacer la visita. Las chicas y chicos, a mi propuesta, dijeron Marina, haremos lo que tu digas, aunque algunos otros añadieron Pero no nos hagas caminar mucho, y algún otro sentenció Yo lo que quiero es probar todas las cervezas alemanas posibles. Esto último no se lo negué; lo anterior, sí.

Visita Potsdam en primavera o verano, es cuando te vas a encontrar los jardines y fuentes más bonitas, y cuando vas a disfrutar más paseando por la ciudad.

¿Con esto quiero decir que no es buena idea visitar Potsdam en otra época del año? Por supuesto, puedes visitar la localidad y sus jardines y palacios en invierno, pero te recomiendo que lo hagas solo si te sobra tiempo, o ya lo has visto todo en Berlín. Apuntar que, y como intentaré demostraros después, Potdsam no es solo sus palacios y jardines, así que si tenéis ganas, claro que sí ¡visitad Potsdam fuera de temporada!

IMG_5353
El verde es uno de los grandes protagonistas de los jardines de Potsdam, verde que no vas a encontrar en invierno – pero sí muuucha nieve 🙂

Cómo llegar a Potsdam desde Berlín

Quien me conocé sabrá que soy partidaria de ir caminando al mayor número de sitios posibles cuando viajo. Creo que de este modo conoces mejor tu destino, y siento que me pierdo mucho si me desplazo en metro, bus o similares. Es por ello que en mis viajes camino una media de 25km por día, y éste no iba a ser una excepción, aunque algún integrante del grupo no parase de quejarse 😉 Pero claro está que a Potsdam, ciudad que se sitúa a 30km – más o menos – de Berlín no se puede ir andando – bueno, poder se puede, pero no seré yo quien recomiende eso… – así que no hay otra que tomar el transporte público para llegar hasta allí.

Para mí, el metro y el tren son los transportes más cómodos – y los que más utilizo – a la hora visitar una gran ciudad. Como acabo de deciros más arriba, si los uso es porque no hay otra, y creo que es el medio mas rápido y eficaz para ir de un punto a otro de la ciudad – a no ser que te encuentres en Roma 😀 En Berlín el transporte público es muy eficiente, el metro funciona que da gusto verlo, y aunque no lo creamos, no es un medio de transporte caro

El transporte público de Berlín tiene tres zonas (A,B y C) y distintas combinaciones para poder viajar entre ellas

Como en todas las ciudades del mundo mundial – al menos en las que yo he estado, vamos 🙂 -, el transporte público se ordena por zonas. Así, Berlín tiene tres: la A, la B y la C. Potsdam se encuentra en la zona C , la más alejada de la capital,  así que debemos comprar un billete que incluya la zona C. Un billete ABC nos constará poco más de 3 euros (3,40 en 2018), pero si vamos en grupo podemos ahorrarnos unos cuantos euros haciendo lo siguiente: comprar un billete combinado ABC para 24 horas. Con este tipo de billetes pueden viajar hasta 5 personas durante 24 horas a partir del primer viaje. El precio de este billete es de 20,80 euros (en 2018), y puedes hacer tantos viajes como quieras, en cualquier lugar de las tres zonas en el que te encuentres. Debo decir que de esto no tenía ni idea, hasta que llegamos a Potsdam (pero esto os lo cuento después). 

Si viajas en grupo, te recomiendo que compres el billete 24 horas para grupos reducidos ABC

Una vez sabido esto, debemos buscar desde la estación en la que nos encontremos cualquier tren que nos lleve hasta Potsdam. Nosotros salimos desde nuestro hotel hasta la estación Zoologischer Garten BHF y desde allí tomamos un tren – no recuerdo cuál, porque nos perdimos un poco – hasta la estación central de Potsdam. Ahora estaréis pensando pues vaya gilipollez tontería explicarnos esto. Pues no, no lo es, porque fuimos a preguntar a una señora que regentaba una tienda y nos dijo: ¿A Potsdam? Cualquier tren con su nombre sirve. Y eso hicimos, subirnos al primer tren que tenía como destino Potsdam. Y llegamos.

En🌐este enlace encontrarás cómo llegar desde cualquier punto de Berlín a Potsdam. Se trata de la página web de transporte público de Berlín, y solo necesitas poner la estación de salida y la de llegada para que la aplicación te diga dónde debes bajarte – y los enlaces que hay de por medio

A continuación te dejo un breve vídeo que explica cómo usar el transporte publico berlinés:

Cómo moverte por Potsdam

Una vez llegados a la ciudad, ¿cómo vamos a movernos por ella? Ya os he dicho que soy partidaria de ir andando, y esto es lo que haremos en un principio, al menos la mitad del tiempo que pasaremos en Potsdam lo pasaremos andando, aunque hay otras fórmulas para desplazarte por allí.

IMG_5383

Cuando llegamos a la estación de tren fuimos en busca de información, pero con lo que nos topamos fue con una caseta de un señor que tenía una empresa que hacía tours por la ciudad de Potsdam. El pobre señor, que resultó ser chileno y, por lo tanto, hablaba español, intentó vendernos el tour por la capital del land de Brandenburgo. Yo le decía que no, que quería llevar a los chavales andando, que para eso eran jóvenes y tenían buenas piernas. El señor replicándome que mejor hacer el tour, que así nos llevaba a todos los sitios y lo veíamos todo cómodamente, y yo tozuda, que no, que a pie mejor. El hombre aquél, al final, me dijo: Pero es un buen trecho. A lo que yo le contesté: Esté usted tranquilo, que ayer caminamos más de 20 km. En ese momento un integrante del grupo exclamó ¿20 km? ¡Así me duelen las piernas! Y el señor, poniendo cara de circunstancias, asumió su derrota pero, muy amablemente, nos informó de lo siguiente: con el billete ABC podíamos coger cualquier transporte público en Potsdam.

Potsdam

Un poco de historia

Para ponernos un poco en situación, debemos saber que hasta bien entrado el s. XVII Potsdam era una pequeña ciudad sin importancia, y la cifra de sus habitantes no llegaba a los 2000. Todo cambió cuando en el año 1660 Federico Guillermo I decide  que Potsdam va a ser sdonde se encuentre su residencia de caza. Desde ese momento la suerte de esta ciudad será otra y se convertirá en el lugar esplendoroso que ha llegado hasta nuestros días.

IMG_5336

Aunque no seamos conscientes de ello, Potsdam ha sido un lugar muy importante históricamente hablando. En el Neues Palais fue donde Guillermo II firmó la Declaración de Guerra el año 1914. Fue en la iglesia de Potsdam donde, el 21 de marzo de 1933,  el Canciller Adolf Hitler se estrechó la mano con el Presidente Paul von Hindenburg, simbolizando así la coalición entre los militares y el nazismo.  Fue también en esa ciudad donde se reunieron Truman, Churchill, y Stalin para decidir el futuro de Alemania y Europa.

¿Qué vimos nosotros en Potsdam?

Resulta que en Potsdam hay muchas cosas por ver. Medio día no es suficiente para verlo todo, tampoco creo que una jornada sea suficiente. Solo con los Jardines y Palacios ya te comes medio día, pero aquí va nuestro itinerario de visita. Deciros que hicimos la ida desde la estación de tren hasta los Jardines a pie, y luego combinamos bus y tranvía porque estábamos ¡muertas!

IMG_5338
Una de las estampas que puedes encontrarte en los Jardines de Potsdam

Puerta de Brandeburgo

Sí, en Potsdam existe también una Puerta de Brandeburgo. Construida en el año 1770, no tiene nada que ver con la de Berlín. Mandada construir por Federico II de Prusia, sustituyó a una antigua – que semejaba a la puerta de un castillo – para conmemorar la victoria tras la Guerra de los Siete Años. Para que fuese triunfal de verdad la puerta se asemeja a un arco de triunfo romano, teniendo como prototipo el de Constantino en Roma.

Esto, en teoría, es lo que hubiésemos tenido que ver, pero resulta que la puerta, esos días, estaba cubierta por un andamio y una lona.

Encontrarás la Puerta de Brandeburgo al final de la Brandenburger Strasse.

Parque de Sanssouci

Si la gente va a Potsdam, en gran medida, es por este parque y por lo que allí hay: jardines, fuentes y palacios te esperan en este lugar pomposo pero bello a la vez. Prepárate para caminar como nunca lo has hecho por un parque que tiene una superficie de 290 ha.

IMG_5330
La puerta por la que entramos nosotros y el obelisco al fondo

Entrar en estos jardines supone entrar a otro mundo, a un lugar totalmente distinto de lo que vienes observando en Berlín. Potsdam, y en concreto sus jardines, es un lugar que parece anclado en el pasado. Cabe decir que, como sucedió con muchas ciudades de Alemania, Potsdam no se salvó de ser bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que su centro histórico está totalmente reconstruido. Los Palacios y Jardines corrieron mejor suerte, por lo que hoy en día podemos disfrutar de ellos en todo su esplendor.

IMG_5341
El Palacio Sanssouci

Nosotros comenzamos la ruta por los Jardines y Palacios en el extremo contrario al Palacio Nuevo, y lo primero con lo que nos topamos, además de una fuente enorme, fue, y a mano derecha, con el Palacio Sanssouci.

IMG_5348
 

Sanssouici viene del francés Sans Souci y quiere decir algo así como Sin preocupaciones. Federico el Grande, por lo tanto, se lo hizo construir para ir hasta allí a celebrar la vida cortesana, a pasarse por el forro las obligaciones políticas y a vivir la vida, que para algo era quien mandaba.

IMG_5346
Me juego la melena que estas escaleras las “subían” a hombros.

El de Sanssouci es un palacio modesto– si es que un palacio puede ser tal cosa – en el que hay apenas 10 habitaciones y que tiene tan solo una planta. Construido en estilo rococó, de moda en la época en la que Federico el Grande hizo construir el edificio, es bastante elegante, incluso sencillo, para lo que pueden ser otro tipo de palacios. Al menos así lo es en su exterior -porque no visitamos el interior. 

IMG_5349
Las vistas desde el Palacio

Más sobre el Palacio en 🌐 este artículo

Lo cierto es que cuando comienzas a caminar por el parque todo te parece muy bonito, todos quieren hacerse fotos sentados al borde de la fuente, repantigados en las escalera, bajo los árboles frondosos. Lo cierto es, también, que la inmensidad del parque y todo lo que simboliza empezará a hacerse presente al poco tiempo – relativo – de ir por allí.

IMG_5352

En el lugar hay excentricidades tales como un molino de viento unas ruinas romanas falsas, también unas termas, un obelisco… Aunque lo que más abunda es la vegetación frondosa. Hay tramos del jardín que parece que estés caminando por un bosque, e incluso tienes la sensación que si se planta frente a ti un hada o un gnomo no te extrañaría para nada.

IMG_5355

Otro de los Palacios que te encuentras es el de la Orangerie, mandado a construir por Federico  Guillermo IV de Prusia , a quien a mediados del s. XIX se le antojó un palacete al estilo del de los Medici en Roma o el de los Uffizi en Florencia.

IMG_5356
Estatuas, jardines, fuentes, escalinatas y, en lo alto, el Palacio.

Este Palacio fue el último en construirse en los Jardines de Sanssouci, y también es el más grande de todos – con 300 metros de longitud. En la puerta principal del palacio, y tras su muerte, la esposa de Federico, Isabel Luisa de Baviera, hizo plantar una estatua con la imagen del rey.

IMG_5361

Lo cierto es que para visitar este espacio necesitas mucho tiempo. Si lo que quieres es detenerte en todos y cada uno de los lugares marcados en la ruta, vas a necesitar un día completo solo para estos Jardines.

IMG_5358

Tras este nuevo Palacio, el de la Orangerie, los comentarios del TeamBerlin van ya por la senda del Y para qué querían todo esto, allegando finalmente a la pregunta inevitable: Pero, y esto, ¿quién lo pagaba? La verdad es que viajar con jovenzuelos interesados por el mundo que les rodea es bastante gratificante.

IMG_5371
Palacio Nuevo

Y, finalmente, tras haber caminado un montón, llegamos al Neues Palais o Palacio Nuevo. Aunque se llame así, y como os he dicho más arriba, no es el palacio más nuevo de todos los que podemos encontrar en estos Jardines, pero sí un les un lugar enorme, con más de 200 habitaciones divididas en dos plantas, que Federico el Grande hizo construir después dela Guerra de los Siete Años para mostrar la potencia de Prusia frente al resto de países o imperios. 

IMG_5377
Las alas del servicio y, al fondo el, el Palacio. Estas alas son utilizadas actualmente por la Universidad de Potsdam.

Lee más sobre este Palacio haciendo 🌐 click aquí.

Y aquí, después de una larga caminata, termina nuestra visita a los Jardines de Sanssouci, pero no nuestra visita a Potsdam. Era momento ahora de coger el bus – sí, el bus – y marcharnos hasta una de las zonas con más encanto de la localidad.

Los Jardines y Palacios de Potsdam fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO junto a otros  jardines y palacios de Berlín y alrededores. En 🌐 este enlace encontraréis una lista de todos ellos y podréis profundizar más al respecto.

El Barrio Holandés

Dentro del casco histórico de la ciudad de Potsdam encontramos el Barrio Holandés, un conjunto de 150 casas construidas en ladrillo únicas en Europa. Fueron construidas bajo el mandato de Federico Guillermo I para que allí viviesen los artesanos holandeses que habían sido invitados por el rey y que se establecieron en esta ciudad ahora alemana. 

Debo decir que después de tanto palacio y tanto jardín inmeso, esta parte de Potsdam fue un soplo de aire fresco en nuestra vista a esta ciudad

IMG_5382

Nauener Tor

Perpendicular al Barrio Holandés encontramos esta puerta de color gris y aires góticos. De hecho, se trata de la primera puerta en estilo neogótico inglés construida en la Europa continental. Esta puerta se encuentra en una plaza llena de bares y restaurantes – de hecho, es donde decidimos parar a comer algo -, y es un lugar con verdadero encanto, sobretodo teniendo en cuenta que los pocos vehículos que pasan por allí son en su mayoría tranvías y bicicletas.

IMG_5381

Todo el Casco Histórico

Potsdam es mucho más que los jardines de Sanssouci. Potsdam es también sus calles empedradas, sus casas de pocas alturas, sus iglesias, algunas de ellas descomunales. Potsdam es también el Barrio Holandés – como ya os he enseñado -, pero también la colonia rusa, o los Estudios de Cine,. Es incluso el la Torre Einstein y es, por supuesto, el Palacio Cecilenhof.

IMG_5380

Como os he dicho al principio, una visita a Potsdam requiere mucho más que un día, y es que la mayor parte del tiempo la inviertes en visitar sus Jardines y Palacios, sólo los de Saunssouci. Pero en Potsdam hay muchos otros palacios, hay lagos, puentes, iglesias – alguna ortodoxa – y muchas calles coquetas para perderse en ellas. Potsdam es una belleza de ciudas que a mí, personalmente, me sorprendió muchísimo. Y me sorprendió habiendo visto de ella una parte mínima de todo lo que ofrece,

IMG_5379
¿Es encantadora o no es encantadora?

ℹ️
Encuentra más información sobre Potsdam siguiendo estos enlaces:
https://www.potsdam-tourism.com/
https://www.visitberlin.de/en/potsdam-0

Y después de esta visita regresamos a Berlín, no sin antes tomar una buena cerveza fría sentados en una terraza en esa plaza encantadora en la ciudad de Potsdam. ¿O habías creído que iba de farol? Kilómetros a pie sí. Cerveza, también.

20180620_155048

Anuncios

17 respuestas a “Potsdam | La ciudad de la corte prusiana

  1. Me ha encantado el post, super completo. Yo que vivo aquí en Berlín hace años y antes pasaba mucho tiempo por Potsdam debo decir que es una delicia de ciudad con muchos rincones por recorrer. Cómo bien dices hacen falta un par de días para ver un poquito de todo lo que ofrece

    Me gusta

  2. Si ya estaba deseando viajar a Berlín ahora tengo que añadirle un día más a ese viaje para visitar Postdam 😅 Me recuerda mucho a Viena, imagino que por el tema de los edificios imperiales y tal. Por cierto, ¡tendré que buscar que es eso de ‘Orangerie’ porque es como se llama el museo de París!

    ¡Un saludo!
    Eva

    Me gusta

  3. Qué post tan completo. ¡Enhorabuena!
    Yo he estado 2 veces en Potsdam. La primera fue poco después de la caída del muro y era un lugar bonito pero algo deprimente porque estaba abandonado. La segunda vez fue hace unos 5 años y me encontré todo rehabilitado y modernizado. Tan bonito como aparece en tus fotos.
    Sin duda, es un sitio al que merece hacerse una escapada de un día desde Berlín. Además tiene un peso en la Historia con el puente de los espías o porque fue allí donde se firmó uno de los tratados de paz de la Segunda Guerra Mundial.
    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.