Después de diseccionar el Roadtrip por Castilla y León os traemos hoy la ruta detallada. Os dejamos, a continuación, toda la información para pasar 6 días en Castilla y León. 

Si habéis leído las entradas anteriores, sabréis que comenzamos nuestra ruta en Valladolid. La ciudad del Pisuerga sería el centro de operaciones, pero no por ello dejaríamos de visitar algunos de los lugares más interesantes de la provincia. Como sabréis también, y si habéis seguido nuestra aventura por tierras vallisoletanas, algunos destinos se nos cayeron de la ruta por diversos hechos: bien fuera porque hacía muchísimo calor y JJ no pudo soportarlo más – y el viaje había acabo de empezar – o porque las fechas en las que podíamos viajar no se adecuaban a los horarios de apertura de los monumentos que queríamos ver. Aun y así, la primera parte de la ruta centrada en la provincia de Valladolid quedó del siguiente Modo.

Provincia de Valladolid

Día 1

El primer lugar que visitamos en esta ruta, y después que Aranda de Duero se cayese del planning porque el calor nos puso enfermos, seguimos nuestro trayecto hasta Peñafiel, donde visitamos su imponente castillo. El pueblo se quedó para otra ocasión ya que, como vamos repitiendo, el calor era infernal y no daba gusto pasearse por los lugares – además que viajábamos en un pequeño C2 si aire acondicionado…

Después de Peñafiel nos quedaríamos ya en Valladolid ciudad para descansar del viaje y descubrir un poco la localidad. Ya os avanzamos que teníamos esta localidad como centro de operaciones y después nos faltó tiempo para visitarla. Decir también que no hicimos ninguna otra visita este día porque estábamos realmente agotados; desde nuestro lugar de partida hay una distancia de 600 kilómetros y, además de eso, el cansancio debido al calor era mucho, así que dejamos otras visitas para el día siguiente.

Lee la entrada completa dedicada a Peñafiel en este enlace.

Día 2

Éste fue el día de los castillos, y es que una de las razones principales por las que elegimos Valladolid provincia como destino fue éste: la gran cantidad de castillos que todavía hoy pueden encontrarse esparcidos por el territorio vallisoletano. En esta provincia española se encuentran algunos de los mejores ejemplos de fortalezas de toda la Península Ibérica, pero hay muchos otros que son interesantísimos y que desconocemos por estar a la sombra de los primeros. Así, este segundo día hicimos un mix de ambos tipos de castillos y visitamos, también, pueblos y románico.

Castillo de Simancas

Uno de los puntos fuertes del viaje era la visita al castillo de Simancas, interesante no solo por ser uno de los castillos más bonitos – a nuestro juicio – de Valladolid, sino también porque alberga el Archivo General de Simancas.  La visita al castillo fue interesantísima no solo por el lugar sino también por quien nos la hizo, un señor sabio hasta decir basta. Cuando publicamos la entrada en la que hablábamos del Castillo de Simancas supimos que Eduardo Marchena, nuestro guía y archivero de Simancas había fallecido. Desde aquí nuestro recuerdo a este archivero sabio que nos hizo disfrutar tantísimo ese caluroso día de junio de 2017.

Además del castillo recorrimos las calles de Simancas, un pueblo con verdadero encanto y que es perfecto para pasearse por él de forma tranquila.

Lee la entrada completa dedicada a Simancas y su castillo en este enlace.

Toro y la Colegiata de Santa María

Aprovechando la proximidad a Simancas de la ciudad de Toro, ya en Zamora,  decidimos desplazarnos hasta ella y ver con nuestros propios ojos la Colegiata de SAnta María, una de las joyas del románico español. Además de eso, visitamos también la localidad que tiene muchísimo encanto, guardando un casco histórico con porches, portales, y puertas de muralla, además de tener restos de un castillo – uno de los elementos que más buscamos en estos viajes que hacemos por España.

Al fondo, la Colegiata

Lee la entrada completa dedicada a Toro en este enlace.

Urueña, la Villa del Libro

Aprovechando los días más largos del año, y después de visitar Toro, nos desplazamos hasta Urueña, uno de los pueblos más bonitos de España, conocido también como la Villa del Libro. La denominación es baladí, y es que en este pueblo hay más librerías que bares – que eso pase en España es razón suficiente para condecorar con lo que sea a cualquier lugar. Son un total de 12 los establecimientos que se dedican a la magnífica labor de surtir de libros a las gentes y por ello, junto a otras localidades como Hye-on-Wye en Gales, ha sido denominada como Villa del Libro.

Además de esto, razón ya de peso para visitar Urueña, la localidad conserva casi en su totalidad las murallas, desde las cuales se tienen unas vistas impresionantes de todo ese campo castellano tan duro pero precioso. Decir también que el pueblo es bien bonito, y está muy bien conservado.

Solo por las vistas desde la muralla merece la pena desplazarse hasta Urueña

Por si esto no fuera suficiente, en el término municipal de Urueña se encuentra el único ejemplo de románico lombardo de origen catalán en todo el territorio castellano-leonés. Deciros que la ermita es bonita es quedarnos cortos, pero debemos deciros que desde ella se tienen las mejores vistas de la localidad de Urueña. No os las podéis perder.

Al fondo, en la parte derecha de la imagen, la localidad amurallada de Urueña

Lee la entrada completa dedicada a Urueña en este enlace.

La ruta de los castillos

De manera improvisada, y siendo una de las mejores cosas que nos pasaron en este viaje, nos fuimos encontrando con castillos esparcidos por todo el territorio. Uno de los que más nos gustó, y que se encuentra en la provincia de Zamora, es el Castillo de Villalonso. Además, y de camino a Urueña nos topamos con el castillo de Tiedra, una fortaleza de lo más coqueta que aparece de sopetón en un promontorio cuando conduces por el campo vallisoletano. Toda una delicia, vamos.

Esa sensación de haber encontrado tu lugar en el mundo… ¿quién no querría un castillo así?

Lee la entrada completa dedicada a la ruta de los castillos en este enlace.

Nuestro destino final, ya caída la noche, fue de nuevo Valladolid, donde dormiríamos por segundo  día. A la mañana siguiente teníamos previsto salir hasta León.

Provincia de León

Día 3

Nuestro tercer día de viaje nos llevaría hasta León, pero queríamos ver un poco de Valladolid antes de marcharnos de la localidad. Teníamos pensado callejear un poco, visitar su catedral y marcharnos hasta nuestro siguiente destino, pero resultó que nos faltó tiempo, y es que Valladolid necesita de un día completo de visita, así que os recomendamos que si queréis disfrutar de esta localidad como se merece le dediquéis más tiempo que nosotros.

La Iglesia de la Antigua, nuestro lugar favorito de Valladolid

Lee la entrada completa dedicada a Valladolid en este enlace.

Deciros que, de camino a León, nos topamos con otro de esos castillos que tanto nos gustan, el de Montealegre, en Montealegre de Campos, y al que llegamos porque nos perdimos. No hay mal que por bien no venga. Podéis leer más sobre él en la entrada sobre castillos que ya hemos compartido.

Astorga

Llegamos a León, nos alojamos, descansamos un poco y pusimos rumbo a Astorga para poder visitar la localidad, pero sobre todo para ver con nuestros propios ojos el Palacio Episcopal y la Catedral. El asunto se nos complicó cuando se puso a llover y acabó convirtiéndose la lluvia en una tormenta torrencial que dejó sin luz a Astorga y, por lo tanto, nos jorobó la visita. Aun y así, pudimos visitar la catedral, pero tuvimos que dejar el Palacio Episcopal para otra ocasión. Qué le vamos a hacer…

Catedral y Palacio en una misma imagen (distorsionada)

Lee la entrada completa dedicada a Astorga en este enlace.

Ya como parte final de nuestro tercer día de viaje, nos pasamos la tarde-noche recorriendo todos los bares de tapas de León que pudimos. Eso sí fue un acierto… 🙂

Día 4

León ciudad

El plato fuerte de nuestro viaje llegaría el 4 día del mismo: íbamos, por fin, a visitar la Catedral de León. Para ello, y tras barajar distintas opciones de cómo hacerlo, decidimos ir mediante una visita guiada, ya que nos salía bien de precio y, ya de paso, nos explicarían muchas más cosas de León además de la catedral.

Las vidrieras de la Catedral de León.

En esta visita fuimos, también, hasta la Basílica de San Isidoro o otros lugares de interés de la localidad. La tarde la aprovechamos para disfrutar del ambiente de León – que estaba empezando las fiestas – y también, adivinad: para seguir tapeando por el Barrio Húmedo de la ciudad. Y es que oigan, si algo deben hacer en León eso es… ¡IR DE TAPAS!

Lee la entrada completa dedicada a León en este enlace.

Provincia de Burgos

Día 5

Nuestro quinto día de viaje lo aprovechamos para ir haciendo camino; esto es, ir acercándonos poco a poco hasta casa, acortando así las distancias del regreso. Para tal fin, decidí que nos alojaríamos en Covarrubias y visitaríamos algunos de los lugares de la zona. Pero antes de desplazarnos a Covarrubias apuramos las horas en León y nos dejamos caer por Burgos, para comparar catedrales ;), ciudad a la que ya habíamos estado en nuestro primer roadtrip por España, allá por el 2012.

Covarrubias

Como centro de operaciones, visitaríamos este lugar en dos tramos. Decir de él que es también uno de los pueblos más bonitos de España, y para nosotros es de esos pueblos que debes visitar. Mantiene perfectamente el carácter medieval y, además, tiene una ex-Colegiata preciosa. También cabe mencionar la historia de la Princesa Vikinga, y las morcillas de Covarrubias 🙂

Lee la entrada completa dedicada a Covarrubias en este enlace.

Lerma

Otro de los pueblos más bonitos de España, y que se encuentra a escasos 20 kilómetros de Covarrubias. Tiene una gran cantidad de patrimonio que visitar, y fuimos a él recomendados por la dueña del hostal en el que nos quedamos a dormir. Allí puedes ver su Palacio Ducal, ahora Parador de Turismo, o múltiples conventos e iglesias, además de la parte medieval del pueblo.

El impresionante Palacio Ducal de Lerma

Lee la entrada completa dedicada a Lerma en este enlace.

El día lo terminamos visitando Covarrubias, un pueblo que invita a relajarse y descansar.

Día 6

Nuestro último día de viaje nos llevó hasta otro de los puntos fuertes del roadtrip, aunque aprovechamos parte de la mañana para seguir visitando Covarrubias.

Santo Domingo de Silos

Como he dicho, nuestra última parada – oficial – del viaje nos llevó hasta Santo Domingo de Silos, donde visitamos, obviamente, El Monasterio de Santo Domingo de Silos, que alberga uno de los mejores claustros románicos de España. A nuestro juicio, y después de la visita, es imprescindible acercarse hasta esta bonito localidad Burgalesa solo para poder ver con los propios ojos de una esta maravilla de la Historia del Arte.

Además de eso, asistimos a la misa cantada en latín que se oficia todos los días del año en la iglesia contigua al Monasterio. Es ésta otra experiencia que os recomendamos encarecidamente que viváis. Además, paseamos por la localidad, que como las dos anteriores, tiene también muchísimo encanto.

Lee la entrada completa dedicada a Santo Domingo de Silos en este enlace.

Apuntar que estos tres pueblos forman parte de lo que ha hecho bien en llamarse Triángulo del Arlanza, y podéis leer más sobre ellos en esta entrada del blog.

Después de Santo Domingo de Silos continuamos nuestro camino hasta casa, parando por Soria a comer unos torreznos – ya habíamos estado en la ciudad años antes pasando un fin de año – y también paramos en Calatayud, porque el calor seguía siendo infernal y necesitábamos descansar un poco. En Calatayud – también habíamos estado un fin de año – nos encontramos con una Feria Medieval muy bien montada, pero también con 40º C a la sombra…

La ruta

Los lugares que visitaríamos serían todos estos:

Alojamiento

Este viaje lo hicimos para celebrar el cumpleaños de JJ – ¿qué nos gusta más que viajar? -, así que no os voy a desglosar los precios exactos de nuestros alojamientos – no queda elegante 🙂 -, pero si os voy a hacer una lista de los lugares en los que nos alojamos, por lo que pueden serviros de referencia para confeccionar vuestras rutas.

Decir que nos alojamos en un hotel, un Parador de Turismo y un hotel rural. En total nos alojamos 5 noches, y me las apañé para compensar el exceso de precio del Parador de Turismo con el resto de alojamientos. La razón por la que nos alojamos en un Parador – cosa que no hacemos habitualmente – es clara: se trataba de una ocasión especial. Ya sabéis que solemos apurar al máximo nuestro presupuesto, pero esta vez JJ se merecía algo mejor, y alojarse en un convento fue una gran sorpresa para él.

Deciros, también, que no os podréis alojar en el Parador de León hasta el año 2020 ya que está de reformas.

Aclarado esto, vamos con la relación de nuestros alojamientos.

Alojamiento en Valladolid

En Valladolid nos alojamos en un hotel muy céntrico – no podréis estacionar allí porque es casco histórico -, que tenía una habitación de lo más apañada y muy cómoda. En el estuvimos un par de noches en régimen solo de alojamiento.

El establecimiento es Hotel Roma, y podéis encontrar todas las referencias pinchando aquí.

Foto de la web del alojamiento

Alojamiento en León

Como os he dicho, aquí nos alojamos en un Parador de Turismo, aprovechando una oferta que me habían mandado a mi correo electrónico. El Parador de no es para nada económico, pero sí estuvimos muy bien – qué menos.

En un principio teníamos una habitación estándar, pero tuvimos un pequeño problema y nos cambiaron en seguida a una de superior, y al mismo precio – obviamente. Deciros que aquella habitación era, seguramente, más grande que el comedor de mi casa. Vamos… no lo medí pero no me equivocaría mucho.

En este alojamiento estuvimos en régimen de alojamiento y desayuno, porque cuando desayunas en un Parador ya no comes en todo el resto del día, a no ser que estés en León y tengas que ir de tapas por la noche, porque sino es como si pecases.

Si tenéis el capricho de alojaros en un Parador de Turismo, en este post os explicamos como ahorraros unos pocos euros [pinchando aquí], pero como no os podréis alojar en este hotel hasta dentro de un par de años, os dejamos, pinchando aquí, la relación de alojamientos en la ciudad de León para que podáis encontrar el vuestro.

Foto sacada de Paradores.es

Alojamiento Covarrubias

En Covarrubias nos alojamos en un pequeño hotel rural en el que estábamos solos, por lo que teníamos la sala de estar, la sala de juegos… todo para nosotros, vamos.

El alojamiento se encontraba en una calle más o menos empinada en la que no se puede estacionar – como no puede hacerse en todo el pueblo – así que os recomendamos dejar los trastos allí y aparcar extramuros – como siempre suele hacerse en pueblos así.

Estuvimos en régimen de alojamiento y desayuno, ¡y qué desayuno! Este te lo sirven en otro local de la plaza del pueblo, hecho  que no supuso ningún tipo de problema – al menos para nosotros.

El alojamiento es el Hotel Rural Princesa Kristina y podréis encontrar toda la información sobre él pinchando aquí.

Nuestra habitación. Foto sacada de la web del hotel.

Conclusión

Fue un gran viaje. A pesar del calor. A pesar de los kilómetros. A pesar de la lluvia. A pesar de los momentos de crisis existencial que siempre se tienen cuando viajas. A pesar de todo esto, decimos que fue un gran viaje.

Pudimos visitar un montón de cosas que hacía tiempo que teníamos apuntadas en nuestra lista de deseos viajeros: castillos, catedrales, monasterios, ciudades y pueblos bonitos. Estuvimos casi una semana fuera de casa – ya sabéis que no disponemos de más tiempo para viajar que éste – y nos cruzamos casi toda España. estuvimos en tres provincias nuevas para nosotros: Valladolid, Zamora y León. Regresamos a Burgos, y regresamos también a Soria. Descubrimos las tapas de León – no hay nada que lo supere, avisamos -, y probamos de nuevo los cojonudos burgaleses y comimos de nuevo torreznos sorianos.

En el mismo día contemplamos la Catedral de León, y paramos en Burgos para refrescar la memoria y comparar. Tenemos una sentencia: la de Burgos es perfecta en su exterior, la de León lo es en su interior.

Vimos una misa cantada en latín, en uno de los monasterios románicos más hermosos de toda Europa. Contemplamos castillos y nos metimos dentro de algunos de ellos. Nos empapamos de románico y gótico, de calles estrechas, de casas bonitas.

Condujimos por carreteras infinitas, entre campos de trigo y viñedos de la Ribera del Duero, esa tierra tan especial en la que se cultivan las uvas de las que salen uno de los mejores vinos del mundo.

Y todo esto lo hicimos en menos de una semana, y sin salir de España. Los pobres también viajamos, a nuestra manera, pero lo hacemos.

Disfrutad del camino, viajeros.

Anuncios

2 respuestas a “Roadtrip por Castilla Y León | Ruta

  1. Muy buen itinerario. Qué poco conozco Castilla y Leon, para mí siempre ha sido hasta ahora un lugar de paso, por eso sólo he estado y muy por encima en León y en Astorga. De todos estos, uno de los sitios a los que más ganas le tengo es Urueña, ¡eso de que tenga más librerías que bares no me lo creo hasta que los cuente! 😜

    ¡Un saludo!
    Eva

    Me gusta

    1. Es un territorio que ofrece muchísimo. Si te gusta la historia es algo que no te puedes perder. En este post sólo compartimos lo que hicimos en esta última ruta, pero hemos estado en bastantes sitios y pocos nos han defraudado.
      Lo de las librerías puedo prometer, y prometo, que es cierto. Además, es un pueblo muy bonito, con una ermita muy interesante… una gozada, vamos.

      Espero haberte animado a visitar Castilla y León 😊

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.